Novedad Ecommerce


 

ECOMMERCE CON LÓGICA

 
 

Chatbots, el futuro del ecommerce que habría fascinado a Alan Turing

 
 
 
 
 
 

En 1950, el matemático y criptógrafo Alan Turing ya imaginaba cómo sería la Inteligencia Artificial, años antes incluso de que el término fuera acuñado por los científicos estadounidenses John McCarthy, Marvin Minsky y Claude Shannon. En su histórico artículo ‘Computing Machinery and Intelligence’, el pionero británico de la computación se preguntaba si las máquinas podrían pensar y proponía un test para averiguar si una máquina podría responder a una serie de preguntas formuladas por un ser humano y conseguir hacerse pasar por una persona real frente a su entrevistador.

Hoy, casi siete décadas después, podemos decir que aún no existe la máquina que haya logrado imitar el increíble funcionamiento del cerebro humano. Sin embargo, los avances actuales en el campo de la inteligencia artificial habrían fascinado a Turing. En 1997 la computadora autónoma Deep Blue venció al campeón mundial de ajedrez, Gari Kasparov y en 2011 IBM desarrolló la supercomputadora Watson que ganó una ronda de tres juegos seguidos de Jeopardy!, venciendo a sus dos máximos campeones.

Y en un momento en que nos estamos acostumbrando a hablar con asistentes virtuales en nuestro móvil, como Siri (Apple), Cortana (Android) o Alexa (Amazon) llegan los chatbots.

¿Qué deseas comprar hoy?

Los chatbots son programas informáticos diseñados para hablar con las personas imitando una conversación real entre humanos. Los más básicos responden a preguntas sencillas basándose en reglas básicas pero los más avanzados combinan las tecnologías de inteligencia artificial, como el aprendizaje automático (Machine Learning) con el big data. Además ahora funcionan implementados en los programas de mensajería más populares, como Facebook Messenger, Telegram o Slack, lo que hace más sencillo y accesible su uso.

Este tipo de capacidades vienen como un guante al ecommerce. Marcas como Sephora, eBay, SnapTravel, 1-800-Flowers o H&M ya atienden a sus clientes en a través de chatbots , responden sus preguntas o les recomiendan productos y ofertas basándose en estilos o rangos de precio sugeridos por los compradores. Contactar con ellos es tan sencillo para los clientes como abrir aplicaciones que ya tienen instaladas en el móvil, como Messenger de Facebook, y decir “hola” en el chat de su tienda preferida.

Precisamente Facebook ha sido uno de los que ha hecho que más se hable de esta tecnología. En 2016 el gigante de internet anunció la llegada de los chatbots a su plataforma de mensajería e hizo público que esta es una de sus apuestas de futuro, despertando un enorme interés.

De la automatización a la personalización

El camino que abren estas tecnologías para la atención al cliente en el comercio electrónico es enorme: un asistente que responde las dudas de los clientes 24 horas al día, siete días a la semana. Que resuelve sus dudas, sus problemas y le acompaña hasta el final de la compra mejorando las tasas de conversión. Es lo que se ha dado en llamar el comercio conversacional.

Aún en el caso de que un chatbot no sea capaz de resolver todas las dudas, siempre supondrá una criba para los departamentos de atención al cliente, acostumbrados a perder tiempo y recursos en responder casi siempre a las mismas preguntas.

Pero no solo estamos hablando de solucionar dudas. Los chatbots suponen el paso de la era de la automatización a la de la personalización en el ecommerce: predecir lo que piensan los consumidores, sus necesidades… Los chatbots van creando un perfil del usuario tomando datos de las anteriores compras, sus hábitos de navegación, los marcadores, comentarios… Todo esto posibilita que ofrezcan resultados inteligentes y sean capaces incluso de adelantarse a los gustos y las necesidades de los clientes, abriendo un nuevo campo en la publicidad.

Una tendencia real

Además parece ser un mercado para el que los usuarios ya están preparados. Algunos de los primeros estudios realizados sugieren que no se trata de una moda sino de una tendencia real . Según el Informe Chatbot 2017, basado en las opiniones de 2.000 consumidores, el 35% de los compradores quiere que más empresas adopten chatbots. Otro dato interesante de este estudio dice que los jóvenes de la generación millennial (26 a 36 años) estarían dispuestos a gastar mas de 600 dólares a través de un chatbot. Además, más del 48% de los encuestados dijeron querer recibir ofertas por medio de chatbots.

Una oportunidad de negocio nueva pero a la vez una posibilidad de que los grandes ecommerces y los principales marketplaces aumenten aún más sus porcentajes de mercado al acceder a tecnologías cada vez más complejas que después los usuarios reclaman. La solución pasaría, una vez más, porque los ecommerces pequeños y medianos, se suban al carro de una tecnología que podría hacerse habitual. Para ello hay disponibles servicios como Api.ai, Wit.ai o Smooch.

Mientras jugamos en nuestra cabeza a imaginarnos a Alan Turing conversando con un chatbot a través de Messenger nos preguntamos ¿es esto lo que se había imaginado? Probablemente fuera mucho más allá. Sin embargo, parece que sí va a ser una realidad que nosotros vamos a vivir y que probablemente va a cambiar la experiencia de usuario o de compra del comercio electrónico.

 


 

ECOMMERCE CON LÓGICA

 
 

Chatbots, el futuro del ecommerce que habría fascinado a Alan Turing

 
 
 
 
 
 

En 1950, el matemático y criptógrafo Alan Turing ya imaginaba cómo sería la Inteligencia Artificial, años antes incluso de que el término fuera acuñado por los científicos estadounidenses John McCarthy, Marvin Minsky y Claude Shannon. En su histórico artículo ‘Computing Machinery and Intelligence’, el pionero británico de la computación se preguntaba si las máquinas podrían pensar y proponía un test para averiguar si una máquina podría responder a una serie de preguntas formuladas por un ser humano y conseguir hacerse pasar por una persona real frente a su entrevistador.

Hoy, casi siete décadas después, podemos decir que aún no existe la máquina que haya logrado imitar el increíble funcionamiento del cerebro humano. Sin embargo, los avances actuales en el campo de la inteligencia artificial habrían fascinado a Turing. En 1997 la computadora autónoma Deep Blue venció al campeón mundial de ajedrez, Gari Kasparov y en 2011 IBM desarrolló la supercomputadora Watson que ganó una ronda de tres juegos seguidos de Jeopardy!, venciendo a sus dos máximos campeones.

Y en un momento en que nos estamos acostumbrando a hablar con asistentes virtuales en nuestro móvil, como Siri (Apple), Cortana (Android) o Alexa (Amazon) llegan los chatbots.

¿Qué deseas comprar hoy?

Los chatbots son programas informáticos diseñados para hablar con las personas imitando una conversación real entre humanos. Los más básicos responden a preguntas sencillas basándose en reglas básicas pero los más avanzados combinan las tecnologías de inteligencia artificial, como el aprendizaje automático (Machine Learning) con el big data. Además ahora funcionan implementados en los programas de mensajería más populares, como Facebook Messenger, Telegram o Slack, lo que hace más sencillo y accesible su uso.

Este tipo de capacidades vienen como un guante al ecommerce. Marcas como Sephora, eBay, SnapTravel, 1-800-Flowers o H&M ya atienden a sus clientes en a través de chatbots , responden sus preguntas o les recomiendan productos y ofertas basándose en estilos o rangos de precio sugeridos por los compradores. Contactar con ellos es tan sencillo para los clientes como abrir aplicaciones que ya tienen instaladas en el móvil, como Messenger de Facebook, y decir “hola” en el chat de su tienda preferida.

Precisamente Facebook ha sido uno de los que ha hecho que más se hable de esta tecnología. En 2016 el gigante de internet anunció la llegada de los chatbots a su plataforma de mensajería e hizo público que esta es una de sus apuestas de futuro, despertando un enorme interés.

De la automatización a la personalización

El camino que abren estas tecnologías para la atención al cliente en el comercio electrónico es enorme: un asistente que responde las dudas de los clientes 24 horas al día, siete días a la semana. Que resuelve sus dudas, sus problemas y le acompaña hasta el final de la compra mejorando las tasas de conversión. Es lo que se ha dado en llamar el comercio conversacional.

Aún en el caso de que un chatbot no sea capaz de resolver todas las dudas, siempre supondrá una criba para los departamentos de atención al cliente, acostumbrados a perder tiempo y recursos en responder casi siempre a las mismas preguntas.

Pero no solo estamos hablando de solucionar dudas. Los chatbots suponen el paso de la era de la automatización a la de la personalización en el ecommerce: predecir lo que piensan los consumidores, sus necesidades… Los chatbots van creando un perfil del usuario tomando datos de las anteriores compras, sus hábitos de navegación, los marcadores, comentarios… Todo esto posibilita que ofrezcan resultados inteligentes y sean capaces incluso de adelantarse a los gustos y las necesidades de los clientes, abriendo un nuevo campo en la publicidad.

Una tendencia real

Además parece ser un mercado para el que los usuarios ya están preparados. Algunos de los primeros estudios realizados sugieren que no se trata de una moda sino de una tendencia real . Según el Informe Chatbot 2017, basado en las opiniones de 2.000 consumidores, el 35% de los compradores quiere que más empresas adopten chatbots. Otro dato interesante de este estudio dice que los jóvenes de la generación millennial (26 a 36 años) estarían dispuestos a gastar mas de 600 dólares a través de un chatbot. Además, más del 48% de los encuestados dijeron querer recibir ofertas por medio de chatbots.

Una oportunidad de negocio nueva pero a la vez una posibilidad de que los grandes ecommerces y los principales marketplaces aumenten aún más sus porcentajes de mercado al acceder a tecnologías cada vez más complejas que después los usuarios reclaman. La solución pasaría, una vez más, porque los ecommerces pequeños y medianos, se suban al carro de una tecnología que podría hacerse habitual. Para ello hay disponibles servicios como Api.ai, Wit.ai o Smooch.

Mientras jugamos en nuestra cabeza a imaginarnos a Alan Turing conversando con un chatbot a través de Messenger nos preguntamos ¿es esto lo que se había imaginado? Probablemente fuera mucho más allá. Sin embargo, parece que sí va a ser una realidad que nosotros vamos a vivir y que probablemente va a cambiar la experiencia de usuario o de compra del comercio electrónico.

 


 

ECOMMERCE CON LÓGICA

 
 

Chatbots, el futuro del ecommerce que habría fascinado a Alan Turing

 
 
 

 En 1950, el matemático y criptógrafo Alan Turing ya imaginaba cómo sería la Inteligencia Artificial, años antes incluso de que el término fuera acuñado por los científicos estadounidenses John McCarthy, Marvin Minsky y Claude Shannon. En su histórico artículo ‘Computing Machinery and Intelligence’, el pionero británico de la computación se preguntaba si las máquinas podrían pensar y proponía un test para averiguar si una máquina podría responder a una serie de preguntas formuladas por un ser humano y conseguir hacerse pasar por una persona real frente a su entrevistador.

Hoy, casi siete décadas después, podemos decir que aún no existe la máquina que haya logrado imitar el increíble funcionamiento del cerebro humano. Sin embargo, los avances actuales en el campo de la inteligencia artificial habrían fascinado a Turing. En 1997 la computadora autónoma Deep Blue venció al campeón mundial de ajedrez, Gari Kasparov y en 2011 IBM desarrolló la supercomputadora Watson que ganó una ronda de tres juegos seguidos de Jeopardy!, venciendo a sus dos máximos campeones.

Y en un momento en que nos estamos acostumbrando a hablar con asistentes virtuales en nuestro móvil, como Siri (Apple), Cortana (Android) o Alexa (Amazon) llegan los chatbots.

¿Qué deseas comprar hoy?

Los chatbots son programas informáticos diseñados para hablar con las personas imitando una conversación real entre humanos. Los más básicos responden a preguntas sencillas basándose en reglas básicas pero los más avanzados combinan las tecnologías de inteligencia artificial, como el aprendizaje automático (Machine Learning) con el big data. Además ahora funcionan implementados en los programas de mensajería más populares, como Facebook Messenger, Telegram o Slack, lo que hace más sencillo y accesible su uso.

Este tipo de capacidades vienen como un guante al ecommerce. Marcas como Sephora, eBay, SnapTravel, 1-800-Flowers o H&M ya atienden a sus clientes en a través de chatbots , responden sus preguntas o les recomiendan productos y ofertas basándose en estilos o rangos de precio sugeridos por los compradores. Contactar con ellos es tan sencillo para los clientes como abrir aplicaciones que ya tienen instaladas en el móvil, como Messenger de Facebook, y decir “hola” en el chat de su tienda preferida.

Precisamente Facebook ha sido uno de los que ha hecho que más se hable de esta tecnología. En 2016 el gigante de internet anunció la llegada de los chatbots a su plataforma de mensajería e hizo público que esta es una de sus apuestas de futuro, despertando un enorme interés.

De la automatización a la personalización

El camino que abren estas tecnologías para la atención al cliente en el comercio electrónico es enorme: un asistente que responde las dudas de los clientes 24 horas al día, siete días a la semana. Que resuelve sus dudas, sus problemas y le acompaña hasta el final de la compra mejorando las tasas de conversión. Es lo que se ha dado en llamar el comercio conversacional.

Aún en el caso de que un chatbot no sea capaz de resolver todas las dudas, siempre supondrá una criba para los departamentos de atención al cliente, acostumbrados a perder tiempo y recursos en responder casi siempre a las mismas preguntas.

Pero no solo estamos hablando de solucionar dudas. Los chatbots suponen el paso de la era de la automatización a la de la personalización en el ecommerce: predecir lo que piensan los consumidores, sus necesidades… Los chatbots van creando un perfil del usuario tomando datos de las anteriores compras, sus hábitos de navegación, los marcadores, comentarios… Todo esto posibilita que ofrezcan resultados inteligentes y sean capaces incluso de adelantarse a los gustos y las necesidades de los clientes, abriendo un nuevo campo en la publicidad.

Una tendencia real

Además parece ser un mercado para el que los usuarios ya están preparados. Algunos de los primeros estudios realizados sugieren que no se trata de una moda sino de una tendencia real . Según el Informe Chatbot 2017, basado en las opiniones de 2.000 consumidores, el 35% de los compradores quiere que más empresas adopten chatbots. Otro dato interesante de este estudio dice que los jóvenes de la generación millennial (26 a 36 años) estarían dispuestos a gastar mas de 600 dólares a través de un chatbot. Además, más del 48% de los encuestados dijeron querer recibir ofertas por medio de chatbots.

Una oportunidad de negocio nueva pero a la vez una posibilidad de que los grandes ecommerces y los principales marketplaces aumenten aún más sus porcentajes de mercado al acceder a tecnologías cada vez más complejas que después los usuarios reclaman. La solución pasaría, una vez más, porque los ecommerces pequeños y medianos, se suban al carro de una tecnología que podría hacerse habitual. Para ello hay disponibles servicios como Api.ai, Wit.ai o Smooch.

Mientras jugamos en nuestra cabeza a imaginarnos a Alan Turing conversando con un chatbot a través de Messenger nos preguntamos ¿es esto lo que se había imaginado? Probablemente fuera mucho más allá. Sin embargo, parece que sí va a ser una realidad que nosotros vamos a vivir y que probablemente va a cambiar la experiencia de usuario o de compra del comercio electrónico.